Gastronomía

¿Por qué se consume pescado en Semana Santa?

Aunque expresamente nada indica que no se pueda comer carne, tradicionalmente los cristianos la evitan durante Semana Santa. ¿A qué se debe esto?

Durante las celebraciones de Semana Santa, los católicos en todo el mundo honran la muerte de Jesús y deciden homenajearlo con preparaciones de pescado o mariscos en lugar de carne roja.

La Semana Santa es el periodo del año en el que más pescado se come y esto en gran medida se debe a la tradición católica de reemplazar en estas fechas el consumo de carnes rojas y sus derivados por pescados. Sin embargo, en ninguna parte de la Biblia se lo indica expresamente.

Lo que vincula esta tradición con la vida de Jesucristo es que muchas de sus manifestaciones y enseñanzas fueron realizadas a través de un apropiado uso del lenguaje y simbología para el pueblo al que pertenecía: pescadores. De hecho, uno de los milagros más impresionantes fue el de la multiplicación de los panes y los pescados, a partir de solo cinco panes y dos peces.

Aunque expresamente nada indica que no se pueda comer carne, tradicionalmente los cristianos la evitan durante Semana Santa. Algunos consideran que se debe llevar una especie de ayuno, otros porque es una semana de reflexión, no de fiesta y otros porque consideran que esta es la característica de la celebración. Actualmente, muchos se vedan la carne roja exclusivamente los viernes de Cuaresma y durante la Semana Santa.

¿Y si no me gusta el pescado?

Si tu intención es no romper con la tradición aunque el pescado no sea de tu agrado, prueba inclinarte por los mariscos, como camarones, langostinos, calamares o almejas, que son deliciosos.

Cabe recalcar que siempre es bueno comer un alimento tan rico en nutrimentos como el pescado. No hace falta esperar a Semana Santa para recordarlo. Es un alimento con tantas proteínas como la carne, rico en vitaminas y minerales, pero además algunas variedades son también una importante fuente de Omega 3, ácidos grasos  beneficiosos para la salud cardiovascular. Diversos estudios avalan las ventajas su consumo. Uno muy reciente lo asocia con un menor riesgo de diabetes.

El consumo de pescado forma parte de una dieta equilibrada y, de hecho, su ingesta debería ser de 3-4 raciones a la semana (1 ración = 125-150 g), ya que es un alimento muy completo que nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitamina D y del grupo B, yodo, potasio, hierro, calcio, entre otros nutrientes. Otra de las ventajas corroborada por diversos estudios es la relación del consumo de pescado azul (sardina, caballa, atún, bonito, pez espada, salmón, arenque, boquerones, jurel…) y la prevención de enfermedades cardiovasculares. Este tipo de pescado es una importante fuente de ácidos grasos Omega 3 reducen los niveles de colesterol LDL (‘malo’) y retardan el proceso de acumulación de placa grasa en las arterias.

Tags
Mostrar más

Dejá un comentario

error: CONTENIDO PROTEGIDO