Claves para dormir bien 239

Piense en todos los factores que pueden interferir en el logro de una buena calidad de sueño. Desde preocupaciones laborales, responsabilidades familiares, desafíos inesperados de la vida, hasta dificultades en la relación de pareja y en la relación con los hijos, entre otros. Aunque no podemos controlar todos los factores que atentan contra el buen dormir podemos adoptar ciertos hábitos que promuevan una buena calidad de sueño.

A continuación algunas sugerencias:

  • Antes de acostarte haga cosas que sabe que lo tranquilizan y lo ayudan a dormir. Puede incluir ejercicios ligeros de relajación tales como estiramientos, meditación, respiraciones profundas, etc.
  • Si nota que está preocupado por olvidar alguna de las tareas que debe realizar a la mañana siguiente, pruebe escribir una lista.
  • Transforme su dormitorio en un lugar tranquilo para dormir. Evite el desorden, el televisor, la computadora y el celular, y asegúrese de que la cama y la almohada sean cómodas.
  • Mantener un registro de sus hábitos de sueño y comportamientos asociados al dormir puede ayudarlo a identificar problemas y posibles causas.
  • Preste atención a lo que come y bebe. No se vaya a dormir con hambre o habiendo comido en exceso. Limite la cantidad de bebida con el fin de evitar interrupciones nocturnas para ir al toilette.
  • La nicotina, cafeína y alcohol requieren de un tiempo prolongado para salir del organismo pudiendo impactar negativamente en la calidad del dormir. Aunque el alcohol provoca cierta somnolencia al principio puede interrumpir el sueño durante la noche.

Deja un comentario

Aumenta el interés en saber qué estamos comiendo 248

Anne Wigmore, médica nutricionista norteamericana, hace 50 años advirtió “Los alimentos que comés pueden ser la más poderosa y segura medicina para tu cuerpo o el más lento proceso de envenenamiento”

Este despertar de consciencia alimentaria comenzó a crecer en la era de la tecnología y la información, alcanzando a todos los rincones del mundo para hacernos un replanteo sobre lo que ingerimos y la responsabilidad que asumimos al hacerlo, vinculando así la estrecha relación entre comida y salud.

Los números hablan por sí mismos. Según un informe de la OMS del 2012, las cardiopatías son el factor número uno de causa de muerte en el mundo y están muy ligadas a nuestra alimentación. También se ha comprobado que la diabetes, el cáncer y las enfermedades degenerativas como el Parkinson, el Alzheimer, entre otras, tienen mucha relación al tipo de vida que llevamos y los hábitos alimentarios.

La obesidad también es una amenaza que aumenta. La misma organización mundial de la salud advirtió en 2014 que hay 44 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso en el mundo (en 1990 eran 30 millones). Los hábitos alimentarios están ligados a nuestras emociones, a nuestra cultura, a nuestro sentido de pertenencia, por eso es tan difícil de revertir este tipo de costumbres: están asociados a nuestra historia familiar y cultural. Sólo la inminencia o amenaza de un problema de salud nos lleva a enfrentar un cambio.

A la mayoría de los personas les inquieta la idea de bajar de peso y terminan adoptando dietas inadecuadas, insalubres lo cual dista mucho comer bien y de manera saludable. Cuando uno está acostumbrados a comer carne, embutidos, pastas y todo tipo de comidas con grasas, lo mejor es reemplazar esos alimentos por alternativas nutritivas, saludables y naturales. Para conseguir esto la clave está en informarse adecuadamente para que uno pueda realizar los cambios por sí mismo y según sus necesidades. Lo importante es ir de a poco, profundizando el cambio y sintiendo que se puede estar mejor.

Un ejemplo de esto es que desde hace unos años aumentó muchísimo la cantidad de gente que ha dejado de consumir carne y grasa animal. Algunos, por un tema de protección animal; otros, porque buscan opciones saludables. Todos están mucho mejor informados y las redes sociales ayudan mucho a este cambio. Si bien no hay datos oficiales, Buenos Aires y sus alrededores tienen cada vez más restaurantes, cafés y locales de comida vegetariana en todas sus variantes. En el país se replican los envíos de verduras orgánicas a domicilio, ferias de productos naturales en plazas y escuelas de alimentación.

En el marco de la campaña “Alimentación 5.0”, el legislador de Suma+, Marcelo Guouman, presentó cinco proyectos sobre alimentación saludable en la Legislatura porteña junto al nutricionista Diego Sívori.

El nutricionista Diego Sivori aseguró, ” la campaña 5.0 nace de ver que los pacientes tienen una problemática de alimentación. La llamamos 5.0 porque consiste en comer cinco frutas y verduras al día. La ingesta insuficiente de estos alimentos es uno de los diez principales factores de riesgo de mortalidad a escala mundial y solo aumentando su consumo podrían salvarse 1, 7 millones de vidas por año”.

“Somos la parte del sistema político de una campaña por una mejor alimentación y donde tanto la variable educativa como de la educación tiene un rol importantísimo. Estas iniciativas intentan cambiar nuestra vida cotidiana pensando en las próximas generaciones.”, dijo el legislador Guouman.“Con este conjunto de leyes estamos haciendo un pequeño aporte para concientizar a los ciudadanos sobre la importancia de comer sano y mejorar la calidad de vida”.

Propusieron:

  • Incorporar la educación saludable en el profesorado de maestros de la ciudad
  • Promover la venta de frutas de estación en supermercados e hipermercados de la Ciudad
  • Incorporar en los menúes de los restaurantes de la ciudad 3 (tres) alternativas de postres saludables
  • Construir desde el Estado una gran campaña de comunicación para mejorar la alimentación
  • Declarar de interés la campaña 5.0 en la Legislatura de la Ciudad

Una persona bien alimentada tiene más oportunidades de desarrollarse plenamente, vivir con salud, aprender, trabajar mejor y protegerse de enfermedades.

Taller de Alimentación Saludable

 

La importancia de beber agua 257

Nuestro cuerpo está mayoritariamente compuesto por agua, el agua es muy importante para muchos de los procedimientos químicos que se dan en nuestro cuerpo, al cual podríamos comparar con un radiador: el radiador no funciona sin agua, simplemente no funciona. También nuestro cuerpo necesita agua y sin ella nosotros estamos expuestos a sufrir de deshidratación e incluso a morir.

El agua cumple muchas funciones; algunas de las más importantes son ayudar en la digestión de la comida y en la limpieza del cuerpo (así como no se puede limpiar el piso de la casa sin agua, tampoco se puede limpiar el cuerpo sin agua).

Además se utiliza el agua para enfriar el cuerpo, y para otros roles importantes.

 16 motivos para tomar agua:

  1. Ayuda a eliminar los restos de grasa, otros productos que acompañan al metabolismo, impide la acumulación de tóxicos y, como resultado de esto, el hígado funciona mejor y la quema de grasas es mayor.
  2. El agua mejora el aparato digestivo evita el estreñimiento.
  3. Tomar agua mejora notablemente la apariencia externa de la piel y evita el envejecimiento y empobrecimiento de la misma.
  4. La falta de agua genera cansancio a lo largo del día.
  5. El agua ayuda a apaciguar el hambre ligeramente.
  6. Todos los procesos bioquímicos y de metabolismo en el cuerpo se realizan por intermedio del agua: ellos ayudan a mantener el equilibrio de los roles en el cuerpo como la respiración, digestión, metabolismo y otros.
  7. El agua se utiliza en las articulaciones y los músculos, ayuda a disminuir las contracturas y el cansancio en los músculos y mejora la capacidad física.
  8. La falta de agua puede generar nauseas y mareos.
  9. Sin agua los riñones tienen dificultades para funcionar eficazmente y neutralizar los tóxicos del cuerpo.
  10. Una persona obesa necesita mayor cantidad de líquidos que una persona delgada porque el tejido graso es pobre en agua.
  11. El agua ayuda a mantener el nuevo peso adquirido después de una dieta.
  12. Si el color de la orina es amarillo oscuro, es señal que la persona está deshidratada y debe tomar más agua.
  13. Muchas veces la sed se traduce en hambre y es allí cuando se come innecesariamente.
  14. Tomar agua en lugar de tomar bebidas dulces reduce significativamente los problemas dentales.
  15. Si bebemos poca agua, el cuerpo se siente en peligro de falta de agua y como resultado de esto empieza a almacenar líquidos y aumentar de peso.
  16. No se debe esperar a tener una sensación de sequedad en la boca para beber: la sequedad en la boca es señal de deshidratación.

¿Cuánta agua debemos beber?

La cantidad varía entre una persona y otra, y dependerá del peso, la actividad física y otros factores. Como regla general recomendamos 1 litro de agua cada 25 kg de peso, siendo una buena medida la orina: su color debe ser claro y transparente. Amarillo oscuro es señal de que debemos beber más.

Aclaración: agua es agua. No es jugo, ni mate ni té, ¿alguna vez te bañaste con mate? ¿o con té? Para cumplir con su función digestiva el cuerpo necesita ni más ni menos que AGUA. El agua contenida en frutas u otros productos no reemplaza el litro de agua cada 25 kg de peso que debemos beber todos los días.

Es importante recordar que los sistemas que generan sed y hambre están muy cerca uno del otro en el cerebro, y es por esto que en muchas ocasiones, identificamos la sed como hambre y comemos en vez de beber, lo que nos lleva a aumentar de peso.

Tomar agua no aumenta calorías y llena el estómago por un tiempo, y al final ayuda a limpiar el intestino y los riñones, eliminando los desechos que se acumularon en el cuerpo.

Casi todas las personas que sufren estreñimiento crónico no toman suficiente agua. Beber agua y consumir fibra resuelve por lo general el problema por completo.

Conclusión: ¡Tomen bastante agua!

La actividad física, uno de los pilares de la buena salud 291

El cuerpo humano ha sido diseñado para moverse, caminar y correr, y no para pasar largas horas sentado trabajando ante el computador, mirando la televisión o jugando, en el caso de los más jóvenes, videojuegos. Si a la falta de actividad física le sumamos el frío propio de la estación invernal, esto resulta en falta de vitalidad, decaimiento y estrés. Seguidamente, te ofrecemos unas ideas plenas de energía para que mantengas tu buena salud: Toma agua.

Pese a las bajas temperaturas, recuerda siempre hidratarte. El agua es vital para el organismo. Respira. Inhala y exhala suavemente, sobre todo cuando te sientas agobiado por el trabajo y las preocupaciones. Respirar nos renueva. Estírate. Imita a los gatos. Ellos empiezan su día estirando cuidadosamente cada músculo. El estiramiento minimiza el riesgo de lesiones. Camina. En el trabajo no utilices el elevador, sube las escaleras. Camina unos 30 minutos al día, y si no dispones de mucho tiempo, divídelos en dos sesiones de 15 minutos cada una para mantener la buena salud. Muévete.

Practicar un deporte es una buena idea, pero si no te gusta la actividad física, llámese deporte o asistir al gimnasio, puede tomar unas clases de baile. El principio de toda actividad física es moverse.