Nueva campaña de reciclaje y recolección de basura electrónica

Con el objetivo de ofrecer la posibilidad de descartar en forma adecuada este tipo de residuos y reciclar aquellos componentes que puedan ser reutilizados, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad comenzó una campaña intensiva.

Anualmente los argentinos desechan más de 290.000 toneladas de aparatos eléctricos y electrónicos, lo que representa un promedio de 2,5 kilos de aparatos por habitante. Ese tipo de residuos constituye la variedad que más crece en todo el mundo.
Los aparatos eléctricos y electrónicos forman parte -junto a pinturas, solventes, productos de limpieza, pilas, luminarias, neumáticos, aceites vegetales usados y medicamentos vencidos- de los residuos especiales que revisten alguna característica de peligrosidad pero que, por ser generados en los hogares, no están alcanzados por las normativas de residuos peligrosos y deben ser gestionados de manera diferenciada.

Los materiales contenidos en placas y circuitos -inofensivos durante su vida útil- pueden liberar tóxicos al suelo y a las napas de agua subterráneas, haciendo de estos equipos desechos peligrosos.

El ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Eduardo Macchiavelli declaró “Cerca del 90 por ciento de los componentes de estos aparatos se puede reciclar, en especial, plásticos y metales como oro, plata, cobre y aluminio, como una forma de ‘minería urbana’ que reduce la necesidad de extraer esos recursos de la naturaleza”, y agregó “una pequeña fracción de estos equipos tiene componentes peligrosos, que deben ser gestionados adecuadamente”.
Puedes acercarte con tus electrónicos hasta el viernes en la esquina de Reconquista y av. Corrientes y luego del 24 al 28 de octubre en la Plazoleta La Juvenilla, Marcelo T. de Alvear y Florida, de 9 a 14.

¿Qué clase de equipos se recolectarán? Aparatos de informática y comunicación como netbooks, notebooks, teléfonos celulares con sus accesorios, tablets, Ipods, cámaras de foto y video, radios portátiles, teléfonos inalámbricos y fijos.
También se recibirán walkmans, teclados, mouse, relojes, controles remotos, reproductores de DVD, MP3, MP4, MPGE, videojuegos, parlantes, auriculares y dispositivos de bluetooth, cargadores de celular, pendrives, micrófonos, webcams, calculadoras, videojuegos, consolas de videojuego, módems, discos rígidos externos, CPUs y monitores de computadora.
Se receptarán además pequeños electrodomésticos como planchas, minipimers, licuadoras, planchitas y secadores de pelo, depiladoras, afeitadoras, cafeteras, jugueras, tostadoras, exprimidores, procesadoras, batidoras, molinillos, licuadoras, juguetes y herramientas eléctricas.
Todo lo acopiado será enviado a la cooperativa “Reciclando Trabajo y Dignidad”, que seleccionará aquellos que pueden ser reutilizados, mientras que los restantes serán desmontados: las piezas reciclables se enviarán a empresas que puedan darles un nuevo uso y los componentes peligrosos serán tratados de manera segura.
La efectividad de la campaña está demostrada: durante 2015 se recolectaron 2.450 aparatos, lo que representó 4,5 toneladas de chatarra electrónica.
Y en lo que va de 2016, se receptaron ya 14,7 toneladas, lo que representa un crecimiento del
227 por ciento comparado con 2015, según informó la cartera.

¡Acercate con tus electrónicos! Ayudemos a reciclar para un mundo mejor.

Fuente: www.telam.com.ar

www.larazon.com.ar

Deja un comentario

La Ciudad se lleno de un fuerte olor a humo

Desde ayer a la noche algo huele mal en la Ciudad. Probablemente uno pensaría que algún vecino estuvo quemando hojas o algo parecido y que eventualmente el olor se disiparía. Pero no, no se trató de eso sino de un incendio masivo en La Plata cuyo humo se esparció por toda la Ciudad.

El mal olor se siente con mayor fuerza en los barrios de La Boca, Barracas, Constitución, San Nicolás, San Telmo y Monserrat. Pero también se reportaron quejas e incertidumbre en las redes sociales porque el olor a pasto quemado ha llegado a todos los barrios de la Ciudad.

En un principio se especuló con una posible incendio en la Reserva Ecológica e incluso una dotación de bomberos se acercó hasta el lugar. Poco después, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, afirmó que la baja visibilidad y el olor a quemado son consecuencia de un incendio de pastizales en la Reserva Natural de Punta Lara, a la altura del kilómetro 40 de la autopista a La Plata. Las condiciones de viento, una brisa del sudeste, hicieron que el humo avance hacia el área metropolitana.

Según se pudo saber, el fuego aún no pudo ser extinguido, por lo que continúan su labor los bomberos de Ensenada y La Plata. Explicaron que es difícil llegar a los pastizales que se prenden fuego ya que es una zona pantanosa y sólo se puede acceder a pie.

Este fenomeno nos hace recordar otro episodio, cuando en abril de 2008 una serie de incendios en los pastizales del Delta literalmente cubrieron la Ciudad de humo por varios días, produciendo baja visibilidad y un constante olor desagradable.

Dejarán de dar bolsas en los supermercados de la Ciudad

Según una nueva resolución del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, los supermercados de la ciudad de Buenos Aires dejarán de entregar bolsas de plástico con las compras a sus clientes a partir del 1 de enero de 2017.

La Resolución 341/16/APRA establece que a partir del año próximo, las líneas de cajas de hipermercados y supermercados de la capital argentina “no podrán entregar más bolsas plásticas livianas del tipo camiseta (con dos manijas)” y que cada comprador “deberá llevar su propia bolsa”.  Los controladores harán inspecciones y se aplicarán multas de “hasta cien mil pesos” para los comercios que no se ajusten a la nueva normativa.

La Asociación de Supermercados Unidos (ASU) considera que la medida es “precipitada” y desde Ecoplas, la Entidad técnica profesional especializada en plásticos y medio ambiente, advierten su preocupación por el impacto que puede tener en la Industria Plástica.

Según un comunicado del ministerio, la iniciativa surgió “a partir de las múltiples consecuencias negativas que generan las bolsas de polietileno al medio ambiente y a la infraestructura” de la ciudad.

“Las bolsas de plástico tardan cientos de años en degradarse y a la vez son muy perjudiciales para la flora y la fauna. Tenemos que acostumbrarnos a usar nuestras propias bolsas reutilizables”, consideró el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli.

Para implementar la medida, el Gobierno repartirá, desde este mes y hasta fin de año, bolsas reutilizables en puntos de alta circulación de personas y centros de consumo para que todos cuenten con al menos una en sus casas para llevar al momento de realizar las compras.

“Todos los indicadores nos señalan que vamos por el buen camino. Cada vez más vecinos se comprometen con el cuidado del medioambiente, separan los residuos en sus domicilios, utilizan las bicicletas, y espontáneamente llevan sus propias bolsas para realizar las compras”, agregó Macchiavelli.

Desde que entró en vigencia la Ley que obligaba a reemplazar las bolsas de polietileno y polipropileno, hace cuatro años, la cantidad de bolsas utilizadas se redujo a, por lo menos, la mitad. En la actualidad se entregan más de 500 millones al año entre hipermercados, supermercados y autoservicios. ¿Qué representa esa cantidad? Un sendero de 275.000 kilómetros.

Las bolsas de plástico tienen un promedio de 15 minutos de uso y tardan 150 años en descomponerse. Desde las organizaciones ambientales estiman que en el mundo se usan un trillón de bolsas al año, que para utilizarlas se consumen millones de barriles de petróleo (además de agua y energía) y que se recicla menos del 5% porque es más caro que producir nuevas.

Fuente: infobae.com